Noticias

PNUD clausura el Programa de Recuperación Postdesastre con la implementación de 62 proyectos

viernes 12 de agosto de 2011 / PNUD (Santo Domingo, 10 agosto de 2011).- Con la implementación de 62 proyectos de recuperación de los medios de vida y el medio ambiente, el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) clausuró el Programa de Recuperación Postdesastres.

El PNUD clausura el Programa de Recuperación Postdesastre con la implementación de 62 proyectos productivos y asociativos

El 67% de estos proyectos destina alrededor del 80% de su producción a la comercialización y generación de ingresos para las comunidades de Duarte, Barahona y zonas aledañas.

(Santo Domingo, 10 agosto de 2011).- Con la implementación de 62 proyectos de recuperación de los medios de vida y el medio ambiente y el inicio de un efectivo proceso de integración entre las autoridades y sus comunidades, entre otros aportes, el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) realizó el acto de clausura del Programa de Recuperación Postdesastre, que durante dos años y medio acompañó a las comunidades más afectadas por las tormentas Noel y Olga en las provincias Duarte, Barahona, Bahoruco e Independencia.

“Con este programa se inicia un cambio en el enfoque de la recuperación postdesastre ligada exclusivamente a la reconstrucción de infraestructura y se impulsan políticas que se centran en la recuperación de los medios de vida de las personas afectadas, que representa el rostro social del desastre”, explicó la Representante Residente del PNUD en el país- Valerie Julliand- “Los desastres naturales desnudan las desigualdades de la población e incrementan los niveles de pobreza; con este enfoque se busca revertir ese ciclo y lograr que las familias se adueñen de su propio desarrollo en un tiempo más corto, lo que las hace menos dependientes”.

Este programa inició en septiembre de 2008 con un presupuesto de 2.2 millones de dólares aportados por el Buró de Prevención de Crisis del PNUD y la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID).

El Programa de Recuperación respondió a un proceso de consultas con las autoridades y las comunidades; y surge principalmente para fortalecer el desarrollo de capacidades de los actores nacionales, locales y de las comunidades en materia de gestión de riesgo y recuperación postdesastre, así como para apoyarles en la identificación de sus necesidades, en la planificación y la gestión de su proceso de recuperación tras el paso de estas tormentas que causaron graves destrucciones a finales de 2007.

“Nuestro enfoque ha sido el de buscar el empoderamiento de las comunidades y sus autoridades en estas dos regiones, involucrando a los beneficiarios en todo el proceso y haciendo hincapié en su capacitación a través de talleres con expertos nacionales y extranjeros, lo que hoy les permite tener más confianza en la discusión de sus necesidades con las autoridades y mayor conciencia ciudadana”, agregó Valerie Julliand. A la vez se discutió con las autoridades nacionales la importancia de desarrollar políticas públicas relacionadas con estos temas.

Esta capacitación sirvió para acompañar la implementación de 62 proyectos de recuperación de los medios de vida y del medio ambiente de los habitantes de estas zonas (23 en Duarte y 39 en Barahona y zonas aledañas) en busca de devolverles los medios de subsistencia, generando empleos, incrementando sus posibilidades de obtener ingresos y alimentos. El programa invirtió 25 millones de pesos en estas iniciativas que fueron de carácter agrícola, microempresarial, de crianza y/o venta animal; y medioambientales.

En ese sentido, a través de un Estudio Socioeconómico realizado en mayo de este año se determinó que el 45% de 42 proyectos evaluados destina a la venta más del 80 por ciento de su producción total, impactando directamente en la economía de las familias involucradas. La mayoría de estos proyectos están relacionados con la manufactura (fabricación de productos artesanales, de limpieza, zapatos) y con la venta de productos acuícolas (peces y camarones). El 22% de la muestra vende entre el 40 y el 80 por ciento de su producción y el resto lo utiliza para el autoconsumo.

Debido a que no todos los proyectos tienen carácter comercial, el 33 por ciento vende menos del 40 por ciento de lo que produce, siendo su función principal, satisfacer las necesidades alimenticias de sus beneficiarios, los cuales en su mayoría son de escasos recursos económicos y fueron los más afectados por el desastre. El 62.5 de las beneficiarias son mujeres, pues el fortalecimiento de la igualdad de género constituyó uno de los ejes transversales de este Programa.

Medio Ambiente

En busca de lograr la recuperación del medio ambiente, el programa dio soporte a proyectos comunitarios que buscaban la recuperación de ríos y zonas deforestadas. Además apoyó al Ministerio de Medio Ambiente en la capacitación de unos 120 técnicos ambientales y en el desarrollo de una metodología local que permitiría evaluar el impacto ambiental de cualquier fenómeno que afecte el país en un promedio de dos semanas tras el inicio del estudio. Este proceso se fortaleció con la donación de equipos de laboratorio y seis GPS, por un monto equivalentes a RD 1.2 millones.

Reconocimiento

“Los procesos de recuperación demandan muchos recursos y organización; y el papel del PNUD es acompañar a los Gobiernos en estos procesos. Hoy podemos exhibir importantes resultados materializados en estas comunidades gracias a que se logró una importante relación entre el Estado y la sociedad, que es una de las garantías de que un sistema puesto en marcha sea sostenible porque existe todo el marco institucional que permite que el proceso continúe”.

La Representante Residente del PNUD en el país agrega que hoy en día en República Dominicana hay más conciencia de que hay riesgos frente a desastres y sobre cómo recuperar los medios de vida, se ha mejorado la capacidad de responder a la emergencia pero entiende que el avance en materia de riesgo sísmico es una tarea pendiente.

Durante este acto de clausura del Programa de Recuperación Postdesastre, el PNUD reconoció el apoyo incondicional de una serie de instituciones y autoridades estatales y nacionales que hicieron importantes aportes en la ejecución de este proyecto, entre ellas: El INDRHI, el Ministerio de Medio Ambiente y el Ministerio de Agricultura, así como las gobernaciones, legisladores y síndicos municipales, además de otras instituciones de la sociedad civil que participaron de manera activa para apoyar las comunidades.

Filtros