Noticias

Día Mundial Humanitario: Los civiles y trabajadores humanitarios no son un objetivo #NotATarget

viernes 18 de agosto de 2017 / OCHA En el Día Mundial Humanitario, nos solidarizamos con los civiles y los trabajadores humanitarios en zonas de conflicto. ¡Firma la petición!

El 19 de agosto de 2003, un atentado con bomba contra el Hotel Canal en Bagdad mató a 22 trabajadores de ayuda humanitaria, entre ellos el Representante Especial del Secretario General de las Naciones Unidas para Iraq, Sergio Vieira de Mello. Cinco años más tarde, el 11 de diciembre de 2008, la Asamblea General aprobó una resolución que designaba el 19 de agosto como el Día Mundial de la Asistencia Humanitaria. El bombardeo del Hotel Canal fue una pérdida masiva para las Naciones Unidas y la comunidad humanitaria y marcó un punto de inflexión para las operaciones humanitarias en Irak y en todo el mundo.

Seguridad y protección de los trabajadores humanitarios

En todo el mundo, los trabajadores humanitarios operan en entornos peligrosos y difíciles. En los últimos 20 años, 4.132 trabajadores humanitarios han sido atacados. En 2016, 91 trabajadores humanitarios fueron asesinados, 88 resultaron heridos y 73 fueron secuestrados en la línea de servicio.  La mayoría de estos ataques tuvieron lugar en cinco países: Sudán del Sur, Afganistán, Siria, República Democrática del Congo y Somalia. Los ataques contra los trabajadores humanitarios son deplorables y representan violaciones claras del derecho internacional humanitario. Además de poner en peligro a los trabajadores humanitarios, estos ataques amenazan las operaciones humanitarias y la vida de millones de personas que dependen de la asistencia humanitaria para su supervivencia.

En este Día Mundial de la Asistencia Humanitaria, nos unimos en solidaridad con los millones de personas afectadas por los conflictos armados de todos los días. Las personas en las ciudades y pueblos luchan por encontrar comida, agua y refugio seguro, mientras que la lucha lleva a millones lejos de sus hogares. Los niños son reclutados y utilizados para luchar, y sus escuelas son destruidas. Las mujeres son abusadas sexualmente por los combatientes, luego avergonzadas por sus aldeas. A medida que los trabajadores humanitarios prestan ayuda y los trabajadores médicos tratan a los heridos y enfermos, son directamente atacados, tratados como amenazas e impedidos de brindar socorro y atención a quienes lo necesitan desesperadamente.

Las preocupaciones humanitarias aquí descritas no pueden captar el sufrimiento todos los afectados por conflictos en todo el mundo. Desde las personas con discapacidad, los ancianos, los migrantes y los periodistas, todos los civiles atrapados en conflicto necesitan ser protegidos.

Les invitamos a todos y todas a firmar la petición para que los líderes mundiales escuchen la urgente necesidad de hacer todo lo posible para proteger a todos los civiles en conflicto en:  http://worldhumanitarianday.org/es/petition

Información relacionada

Filtros