Noticias

Mensaje de la Sra. Irina Bokova, Directora General de la UNESCO, con motivo del Día Internacional de la Alfabetización, 8 de septiembre de 2012

viernes 7 de septiembre de 2012 / UNESCO Este año, el Día Internacional de la Alfabetización gira especialmente en torno a la relación fundamental que existe entre la alfabetización y la paz.

Este año, el Día Internacional de la Alfabetización gira especialmente en torno a la relación fundamental que existe entre la alfabetización y la paz.

Esto es algo de capital importancia en los turbulentos tiempos que vivimos. Los países donde imperan patrones de violencia muestran índices de alfabetización que están entre los más bajos del mundo. Los conflictos siguen siendo uno de los principales obstáculos para el cumplimiento de los objetivos de la Educación para Todos (EPT) y los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM). Los países afectados por conflictos albergan más del 40% de los niños del mundo en edad de cursar estudios de primaria que no están escolarizados.

No debemos permitir que los conflictos priven a niños y adultos de la crucial oportunidad de aprender a leer y escribir. La alfabetización es un derecho humano básico y también el fundamento de toda educación y del aprendizaje permanente. La alfabetización transforma la vida de las personas, facultándolas para decidir con conocimiento de causa y emancipándolas para que puedan ser protagonistas del cambio. La paz duradera depende del advenimiento de una ciudadanía alfabetizada y del acceso universal a la educación. En medio de las convulsiones políticas y la escalada de la violencia en muchas partes del mundo, la alfabetización debe ser una prioridad en los programas de consolidación de la paz de todos los países.

La paz y el desarrollo sostenible son interdependientes, por lo que es esencial que se desarrollen y refuercen simultáneamente. La alfabetización es también un factor de aceleración del desarrollo, que permite a las sociedades crecer de forma más integradora y sostenible. Los programas de alfabetización pueden ser un componente esencial de las estrategias de desarrollo del futuro, un elemento que traiga consigo nuevas oportunidades y competencias para todos. La suma de todo ello es indispensable para que se cumplan los Objetivos de Desarrollo del Milenio y los de la Educación para Todos.

Se ha progresado hacia el logro de las metas de alfabetización fijadas para 2015, pero quedan por delante formidables obstáculos que es preciso abordar con mayor determinación internacional si de verdad queremos cumplir las promesas formuladas en 2000 en Dakar. La UNESCO cifra en casi 800 millones el número de adultos analfabetos que hay en el mundo, y en 122 millones el número de jóvenes que no saben leer ni escribir. Las mujeres y niñas representan cerca de dos tercios de esta población de adultos y jóvenes analfabetos. Se está desaprovechando un gran potencial.

Podemos poner fin a este ciclo de exclusión. A todos nos interesa conseguir que el mundo sea un lugar más alfabetizado. Cuando nos acercamos al plazo de 2015 fijado para los objetivos de la Educación para Todos, hemos cobrado un renovado impulso. La UNESCO ha trabajado incansablemente para que la educación y la alfabetización ocuparan un lugar preeminente entre las prioridades mundiales de desarrollo. La iniciativa “La educación ante todo” del Secretario General de las Naciones Unidas, que se pondrá en marcha oficialmente a finales de este mes, constituirá un poderoso instrumento de promoción al más alto nivel.

Los galardonados de este año con los Premios Internacionales de Alfabetización de la UNESCO demuestran que con buenos programas en la materia se pueden obtener resultados excepcionales. Todos ellos son un vivo ejemplo de la función central de la alfabetización en el fomento de los derechos humanos, la igualdad entre los sexos, la resolución de conflictos y la diversidad cultural.

En el día de hoy exhorto a las partes interesadas de todos los niveles a reforzar las alianzas que aceleren la prestación de servicios de alfabetización de calidad. Para que la alfabetización llegue a ser un verdadero instrumento de emancipación, es fundamental que los programas que la fomentan incorporen los valores de la paz, los derechos humanos y el civismo. La alfabetización puede abrir el camino de la paz y el desarrollo. Hagámoslo posible. Todos juntos y cuanto antes.

Filtros