Género


Se observan mayores logros educativos en las mujeres, lo que las pone en ventaja respecto a los hombres, no sólo en la educación primaria; también en la secundaria y en la superior. Esto le ha permitido ir ganando espacio en el mercado laboral y en la representación política, aunque no en la dimensión esperada”, asegura el Informe de Seguimiento de los ODM 2010.

En la matriculación a nivel secundario existe una amplia brecha de género a favor de las mujeres. Éstas superaban entre 20% y 24% el número de hombres inscritos en dicho nivel en el período 1990-2008. En cuanto a la educación superior, la participación de las mujeres es mucho mayor. Al inicio de la década, por cada 100 hombres matriculados en dicho nivel había 130 mujeres.

La participación de las mujeres en el empleo no agrícola tiende a crecer, pero se mantiene por debajo del promedio regional y mundial. Se observa una tendencia al alza en la participación de las mujeres en el mercado laboral no agrícola. En efecto, según datos del Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo, en 1990 el 35% de los puestos de trabajo en dicho mercado era ocupado por mujeres, proporción que fue de 39.2% en 2009.

El empoderamiento político de la mujer, medido sólo por la proporción de escaños en la Cámara de Diputados, es similar en República Dominicana al de América Latina (22%) y está ligeramente por debajo de la proporción media de las regiones desarrolladas (23%).

En cuanto al número de feminicidios en República Dominicana, en 2008 se produjeron 204 casos, mientras que en 2009 el número fue de 199 víctimas. La cifra aumentó más para 2010, año en el que se produjeron un total de 210 feminicidios, según informa el Departamento de Estadísticas de la Procuraduría General de la República. 

“Se observan mayores logros educativos en las mujeres, lo que las pone en ventaja respecto a los hombres, no sólo en la educación primaria; también en la secundaria y en la superior. Esto le ha permitido ir ganando espacio en el mercado laboral y en la representación política, aunque no en la dimensión esperada”, asegura el Informe de Seguimiento de los ODM 2010.