Marco de Asistencia de las Naciones Unidas para el Desarrollo (MANUD 2018-2022)


El Marco de Asistencia de Naciones Unidas para el Desarrollo (MANUD) es el marco estratégico de programación que describe la respuesta colectiva del Sistema de las Naciones Unidas (SNU) a las prioridades de desarrollo nacional de República Dominicana.

El MANUD para este nuevo ciclo programático (2018-2022) se basa en la experiencia y capacidades de las agencias, fondos y programas que integran el Equipo de País de las Naciones Unidas (EPNU) para generar resultados de desarrollo alineados a  las prioridades del Gobierno, las necesidades de la sociedad y las fortalezas del Sistema.

El Sistema de las Naciones Unidas trabajó junto al Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo (MEPyD), para identificar tres grandes áreas de contribución estratégica y un área transversal para el MANUD 2018-2022:

  • Pobreza, seguridad alimentaria y sostenibilidad ambiental.
  • Servicios sociales e igualdad de género.
  • Fortalecimiento institucional y derechos humanos.
  • Transversalización de la equidad de género.

Al igual que para el MANUD correspondiente al ciclo 2012-2017, la Estrategia Nacional de Desarrollo (END) sigue siendo el marco de referencia y expresión de las prioridades de desarrollo nacional a largo plazo que ha sido utilizado para la formulación del nuevo MANUD. La novedad del marco estratégico para este nuevo ciclo programático es la alineación de sus metas con la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), la nueva agenda global asumida por los estados miembros en la Asamblea General de la ONU en el 2015.  

A través del presente marco, el SNU apoyará al Estado Dominicano para afrontar los retos de la transversalización de los ODS en las principales herramientas de planificación nacional y coadyuvar a superar las brechas pendientes en áreas de política pública, así como en la revolución de datos en los primeros años de implementación.

 

A través del presente marco estratégico, el SNU apoyará al Estado Dominicano para afrontar los retos de la transversalización de los ODS en las principales herramientas de planificación nacional y coadyuvar a superar las brechas pendientes en áreas de política pública, así como en la revolución de datos en los primeros años de implementación.